martes 21 noviembre 2017
ADNecoambiental – Ecología, Medio Ambiente, y temas afines
Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Salud y Alimentación » 5 alimentos que no son lo que dicen ser
5 alimentos que no son lo que dicen ser

5 alimentos que no son lo que dicen ser

En el mundo de los alimentos procesados no es una sorpresa la gran cantidad de grasas, azúcares y otros elementos dañinos para el cuerpo, y por si esto fuera poco, resulta ser que dichos alimentos no son lo que indican en la etiqueta.

Aquí cinco alimentos que son muestra de que no todo lo que comemos es lo que creemos difundidos en una lista de el Huffington Post.

Néctar de fruta

Es el alimento más común en cuanto a consumo y que dice ser algo que no lo es completamente.

“Solo la mitad de un néctar es fruta. La otra mitad es azúcar con agua”, dicen desde la organización defensora del consumidor.

En cuanto a la fruta en sí, esta puede ser además concentrados, zumos de fruta deshidratada, puré de fruta o una mezcla de todos estos.

Jamón York

Este acompañante ideal para el pan en realidad no es el jamón como tal que se obtiene de las patas traseras del cerdo.

Según la OCU, “no hay jamón sino otras carnes de cerdo. Preparadas de la misma forma, pero de piezas menos nobles… y más baratas”.

A su vez, si trae la etiqueta de ser extrajugoso, lo cierto es que sólo trae más agua añadida.

Queso rallado

A más de uno le encanta unir este producto con los fideos, pero en realidad no es tal.

Ese queso en realidad no es queso. “Se trata de productos lácteos con grasas vegetales más baratas que la grasa láctea.”

En Europa intentan no ser tan falsos, por lo que omiten el “queso” en sus nombres y simplemente le llaman “rallado para gratinar”, sin embargo en Sudamérica es común verlo como “queso rallado”.

A lo anterior, la OCU agrega que este producto “no se funde con tanta facilidad como un queso de verdad y suele quemarse al gratinar”.

Carne molida

“Espesantes, almidones, proteína de soja, conservantes y colorantes”. Eso es lo que verdaderamente trae una bandeja de carne molida, la que generalmente trae entre 65% y 90% de carne. En ocasiones, incluso mucho menos.

Actualmente, varios supermercados ofrecen bandejas con el porcentaje real de carne, intentando aclarar antes de la compra lo que de verdad se consumirá.

Por supuesto, a más carne, mayor precio.

Anillos de calamar

No son muy comunes por estos lados, pero de igual manera no son lo que dicen ser.

Estos aros a la romana son preparados con pota, un molusco parecido al calamar, pero que no es calamar.

“Aunque parecida, se trata de otra especie: suelen ser más grandes y más duras. Como consecuencia de este último aspecto, se someten a un procesado con agua y fosfatos para hacerlas más tiernas y blanquearlas. Son considerablemente más baratas que el calamar”, dice el OCU.

Fuente: agencias

 

 

Porque leíste esta nota, te recomendamos:

¿De dónde proviene la carne molida que compras en el súper?

¡Aléjate de esa comida chatarra de una vez por todas!

¿Qué patógenos hay en tu comida?

Alimentos tostados y fritos, causantes de cáncer

Después de leer esto, no querrás comer más salchichas

 

 

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top